Crítica de American Psycho: el Musical por Paloma Alcalde

Antes de nada, siento haber dejado más de un mes el blog de Matt inactivo y sin subir las series que es lo que me falta, pero es que no tuve tiempo y si tenía tiempo de hacer cosas, me ponía hacer otras, lo siento.

Antes de subir la crítica, ¿qué es American Psycho?  Es una novela publicada en 1991 por Bret Easton Ellis y que describe, en primera persona, los episodios en la vida de un yuppie asesino de Manhattan a finales de los ochenta. La novela está escrita tal como la escribiría un psicópata, en un estilo que expresa sus obsesiones, manías, sadismos, odio y vacío existencial: un largo monólogo que puede llegar a parecer incoherente en algunos pasajes, pero que corresponde al contexto de desquiciamiento mental del personaje.

A su vez, es una película del 2000 protagonizada por Christian Bale, estadounidense, dirigida por Mary Harron.

La idea de un musical viene del 2008, la idea era hacerlo en Broadway, pero en abril de 2012 se anunció que la compañía Headlong haría la premier en el teatro de Londres. El musical comenzó a representarse el 3 de diciembre de 2013 en el Almeida Theatre, la premier mundial fue el 12 de diciembre de este año en curso. El director de dicho musical es Rupert Goold. Dicho musical dura 2 horas y 40 minutos con unos 20 entre intermedio.

Después de saber todo esto, pasemos a la crítica que nos fue dejando Paloma Alcalde en la página de Facebook, ella fue a ver el musical el 17 de este mes y no se arrepiente de haberse gastado casi 100 libras en él.

American Psycho: El Musical  Mas fotos en la página de Facebook American Psycho: el musical

Fíjate que había estado leyendo una crítica de una chica que no le había gustado. Después de verla por mí misma pienso:

a) La chica y yo no hemos visto la misma obra.

b) La chica escribió la crítica en un cambio de humor inducido por el SPM. Lo cual tendría gracia, porque yo uso a Danny Foster para esos casos.

c) La chica necesita gafas y un sonotoñe.

d) La chica se quedó en casa viendo East Enders y luego se inventó la crítica.

La obra es absolutamente genial, divertida, sexy. Y Matt, Dios, Matt esta fantástico no, lo siguiente, demostrando que se le da bien actuar, cantar, bailar y hasta asesinar.

Empezamos por el principio, estoy en mi asiento, y de pronto se apagan las luces, suena un fuerte ruido que me asusto y de los laterales del escenario aparecen los secundarios de la obra cantando. Y de la plataforma de debajo del escenario aparece Matt sin nada más puesto que una mascarilla anti-ojeras (no voy a poder a volver a ver una sin pensar en él) y unos calzoncillos, y no los famosos pantalones de boxeador que aun habrían tapado algo, no, unos slips blancos ceñidos y pequeñitos, que debían ser más grandes por dentro, porque yo estaba en la penúltima fila y eso se veía glorioso.

Y entonces empieza a hablar, y lentamente a vestirse, pero eso sí, lentamente, que no se diga que no tuvimos tiempo para disfrutar de él, yo no sabía que un tío poniéndose los calcetines podía ser tan sexy. Y cuando termina, suena la música y se pone a bailar, cosa que por cierto hace genial.

Me encanta la primera escena en su oficina, que le tira el abrigo a su secretaria de una manera súper mona. Luego viene la escena de las tarjetas en el restaurante, que hace que su personaje se cabree porque la suya no es tan bonita como la de otro personaje y que se convierte en un momento de baile en el que al principio Matt es el más tímido, pero al final se une a bailar con los demás. Y una escena cantando sobre una mesa, y Dios, como canta. Que alguien, por favor, arrejunte a Matt, Sakis y Tom, aunque solo sea para cantar los números de la lotería.

Y luego vienen un par de momentos que no se ni como describirlos sin sonar… (Dos rombos y un porrón de pitidos). En un principio se ve a todos los amigos de Matt haciendo aerobic, uno por cierto, bastante mal, y de la plataforma del suelo salen Matt, la mejor amiga de su novia y un gran oso de peluche rosa (otra cosa que no voy a volver a poder ver sin pensar en Matt), digamos que… jugando a algo, de manera muy sexy y provocativa. Ese es el segundo momento slips blancos de Matt, esta vez combinados con calcetines blancos, y creo que Matt es el único hombre en el universo capaz de hacer que esa combinación resulte cool.

Después de una discusión con la chica, Matt se pone ropa deportiva, pantalones de chándal y camiseta de tirantes, y se pone a hacer flexiones en el escenario, muy machote. Y llega el tercer gran momento desnudo, la escena en el vestuario, cuando primero se quita la camiseta, intenta cargarse al novio de su amante (la chica del oso), que a su vez le declara su propio amor por él (ya se puede buscar número, porque somos muchos en lista de espera) y asustado se va a terminar de vestirse deprisa, se pone su camisa, se quita los pantalones de chándal, dejando entrever nuevamente los slips blancos, no me había impresionado por una prenda de ropa tan pequeña desde la primera vez que vi el videoclip de Shake It.

Y luego, tras una escena muy divertida, en la que discute con su novia porque él no fue a consolarla por el trauma ocasionado por la muerte violenta de su vecina, él estaba ocupado empaquetando la cabeza de la vecina en su congelador, viene uno de los momentos del libro que más me fascino, por no decir una burrada mayor, en realidad me pase una semana sin poder pasar de ese capítulo. Una escena de Matt, sin camisa, tirantes caídos, pantalones con la bragueta abierta dejando entrever los slip blancos, trayéndose otro “jueguecito” con dos damiselas de vida alegre. A esas alturas yo me había quitado el abrigo, el pañuelo y me estaba abanicando con el programa.

Luego viene la fiesta de Navidad de su novia, y cuando veo a todos sus amigos luciendo pajarita, no podía dejar de pensar, como salga con una pajarita, yo es que me quedo ya muerta aquí en el penúltimo palo del gallinero. No sé si por desgracia, porque me hubiera encantado, o por suerte para mi corazón, que ya estaba bastante acelerado, Matt sigue con el mismo traje y la corbata roja. Matt se marca una canción con un ligero aire borrachoso muy divertida. Y después de escaparse de la fiesta, se encuentra con el tío que le cabrea al principio de la obra y él se lo lleva a su casa a descuartizarlo con un hacha. Y así acaba el primer acto, yo me fui al bar a tomarme una manzanilla con dos bolsas (para los nervios) y un helado de chocolate (para las hormonas).

El segundo acto comienza con Matt cubierto de sangre, hacha en mano, contando como se deshace del tío al que se carga justo antes del intermedio, mientras el ‘difunto’ se pasea detrás de Matt a modo de fantasma, es gracioso cuando comenta lo mucho que le costaron las toallas en las que está envolviendo el cadáver. Y luego viene un número musical donde Matt hace que se va cargando a todos los bailarines, a cuchilladas o a balazos. Hay un momento en que coge a una de las bailarinas y le mete una embestida contra una de las paredes del escenario mientras la apuñala, que casi podría jurar que la chica aprovecho para darle un apretón al culo de Matt, quien podría reprocharla por ello.

Y entonces viene una escena en que un policía va a verle a su oficina para interrogarle por la desaparición del tío que se carga antes del intermedio. Matt hace ese momento con un tono algo nervioso, hay un momento que quiere decir “el tiempo vuela” y acaba diciendo “el tiempo muere”, cuando el policía se va, Matt llama a su novia y le propone irse de vacaciones a algún sitio y ella le dice que a los Hampton, que creo que es un sitio algo pijo cerca de Nueva York.

En ese momento cambia el escenario a modo playero, con gente paseando cogidos de la mano y un tío en bicicleta, al que se le puede describir como Charly Márquez en Verano Azul con algo de pluma, le da a la novia una sombrilla. Luego ella se sienta como a tomar el sol mientras Matt hace uno de esos discursos intensos que tan bien se le dan sobre loco que está disfrutando de la vacaciones. Luego sale toda la pandilla de amigos de Matt en la obra, metidos como en uno de esos marcos para hacerse fotos graciosas donde tienes un agujero para la cabeza, comparando marcas de agua embotellada, mientras se ve a Matt perdiendo un poco los nervios, hasta que le confiesa a la novia que es un psicópata, y la novia, que muy lista no es, le dice que lo que tiene es miedo al compromiso. Hay un momento desternillante, cuando ella le saca, por tercera, cuarta vez que quiere que se casen, Matt la réplica que no le interesa casarse con ella, que lo único que le interesa son sus crímenes, que si se incendiara un edificio el solo pensaría en si podría utilizarlo para matar gente y ella le dice ” pues nos casamos y lo descubrimos juntos”, así que al final Matt accede a casarse con ella, que para hacer que se callara.

Luego viene una escena muy divertida, en la que Matt se encuentra con el amigo que está enamorado de él, que le dice que se va con su novia (la chica del oso) a otro estado porque no soporta la idea de que le rechace, aunque le hace una última propuesta de huir juntos y abrir un hotelito. Matt se pone de los nervios y hace como si lo fuera a estrangular, hasta que aparece el de seguridad y Matt se separa de él. Luego llama a la chica del oso para decirle que no se puede casar con el otro, y ella le dice que porque no, si Matt va a casarse con su novia, él se pone a contarle que su novio está más interesado en el que en ella, y ella le responde algo que podría traducirse como “no todo el mundo quiere hablar francés contigo”. Dobles sentidos aparte.

Llegamos a uno de mis momentos preferidos, Matt invita a su secretaria a su casa y le dice que se ponga algo bonito, y la escena es que mientras la chica canta una canción en solitario, Matt va quitándole poco a poco la ropa de secretaria y cambiándosela por un vestido de fiesta, todo esto de una manera muy bonita, sensual y erótica. Hay un momento que Matt le pasa la nariz por el cuello que hace que casi me derrita, tipo Ganges en Las Casi Personas. Mi más sincera admiración por esa chica, yo en su lugar no recordaría ni el estribillo del La La La.

La escena por un momento parece el preludio a que Matt se la cargue, Matt tiene una especie de martillo neumático, pero ella empieza a hablar de que siente algo por él porque es dulce y adorable, nada que no sepamos nosotras dese hace tiempo, y eso le llega al corazón a Matt, que le dice que se vaya antes de que le haga daño, y luego llama al policía de antes para confesar todos sus crímenes.

La antepenúltima escena es como en una discoteca, donde toda la pandilla está celebrando el compromiso de Matt y su novia, cuando el hermano de Matt les dice que les puede colar en un restaurante muy de moda, durante toda la obra flota el chiste de que Matt quiere ir a ese restaurante pero no consigue una reserva, lo que hace que Matt se enfade y pase de ir con ellos. En ese momento ve al policía, y se va a preguntarle porque aún no ha ido a detenerle cuando le dejo un mensaje confesándoselo todo, y el policía dice que la confesión le pareció graciosa, pero que estuvo hablando con el tío que se carga en el intermedio y que no es verdad lo que él le ha confesado. Matt, entre confuso y nervioso, se acerca al apartamento del difunto, que él ha estado utilizando para sus crímenes, y lo encuentra limpio y en venta. Todo algo extraño.

La obra acaba con la boda entre Matt y su novia, todos vestidos de blanco, excepto Matt, que aprovecha para hacer un discurso. En el saludo final de todo el reparto yo fui de las que más grito y aplaudió, los chicos que tenía al lado incluso me miraron extrañados. Quizás los pobres educados británicos nunca habían visto una fangirl española en acción. Después de la obra me quede un rato esperando a ver si Matt salía, hasta que me dijeron que no, pero no me fui con las manos vacías del todo, ya que conseguí un autógrafo del tío que ha de Stepashin en Cold War, que hace de uno de los amigos de Matt en la obra.

2 comentarios en “Crítica de American Psycho: el Musical por Paloma Alcalde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s